Noticias

18/07/2018 ¿Qué está pasando con los aditivos naturales?
Mantener los alimentos con el aspecto adecuado desde el punto de producción hasta el consumidor requiere el uso de mucha engería (refrigeración o envase controlado y/o de atmósfera modificada) o el uso de aditivos con el objetivo de evitar el deterioro de los alimentos. En un mercado competitivo, el modo de preservación de los alimentos menos caro suele ser el elegido. El Codex Alimentario define aditivo alimentario (AA) como cualquier sustancia que por sí misma no se consume normalmente como alimento, ni tampoco se usa como ingrediente básico en alimentos, tenga o no valor nutritivo, y cuya adición al alimento en sus fases de producción, fabricación, elaboración, preparación, tratamiento, envasado, empaquetado, transporte o almacenamiento, resulte (o pueda esperarse que razonablemente resulte) directa o indirectamente por sí o sus subproductos, un componente del alimento o bien afecte a sus características. Esta definición no incluye "contaminantes" o sustancias añadidas al alimento para mantener o mejorar las cualidades nutricionales. 

Los AA pueden ser divididos en 6 grupos de moléculas: conservante (antioxidantes, antimicrobiano y anti-oscurecimiento), aditivos nutricionales (vitaminas y minerales), colorantes, aromatizantes (incluyendo los edulcorantes y los aromas sintéticos y naturales), espesantes (emulsionantes y estabilizantes) y otros aditivos (enzimas, disolventes, catalizadores, etc.). Es evidente que la relación entre los AA y el público ha sido muy tensa en las últimas décadas. Ha habido reiteradas peticiones para retirar ciertos AA del mercado, revisar las ingesta diaria admitida (IDA) y justificar científicamente la carencia de efectos secundario de diferentes AA. Por ello, la EFSA (autoridad europea de la seguridad de los alimentos) revisó la legislación de los AA con paneles científicos en 2002 y en 2010 comenzó una reevaluación íntegra de todos los AA, cuyos resultados se esperan para el 2020.

No obstante, muchos autores reflejan resultados de investigaciones que muestran los efectos perjudiciales para la salud de muchos AA artificiales, entre los que se encuentran:

- Conservantes - 1) Benzoato sódico E211: genotóxico en linfocitos in vitro. 2) Parabenes E214, E216 y E218: actividad migratoria e invasiva en células humas de cáncer de mama in vitro. 3) Nitritos E249 a E252: carcinógeno. 4) Sulfitos E220 a E229: efectos carcinógenos y citotóxicos en ratas y humanos
- Aromatizantes - los colorantes sintéticos azoicos (tartrazina E102, amarillo de quinoleina E104, amarillo sol E110, azorrubina E122, amaranto E123, rojo ponceau 4R E124, rojo 2G 128, rojo allura AC E129, negro brillante BN E151, marrón FK E154, marrón HT E155 y litol rubina BK E180) se usan frecuentemente para dar colores llamativos a alimentos para niños, pastelería, cereales, caramelos, etc. Múltiples estudios los relacionan con deficit de atención en niños, con potencial de empeorar la hiperactividad y el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, además de efectos mutagénicos y cancerígenos.
- Edulcorantes - 1) Aspartamo E951: efectos de deterioro en bebes humanos durante la gestación y estrés oxidativo en ratas. 2) Acesulfamo K E950: provoca alergias en humanos y clastogénia en ratas.
 
La alternativa natural de muchos AA ya existe, y aunque en el presente no se emplee al 100% dadas las limitaciones (falta de fuentes naturales, inestabilidad de los AA, concentraciones necesarias, legislación confusa, etc.), las investigaciones sobre estos AA son innumerables y se espera que en un futuro próximo su uso crezca exponencialmente. Desafortunadamente, tanto los AA artificiales como los naturales caen en el cesto de los numero E, y son difíciles de diferenciar al leer una etiqueta alimentaria. No obstantes, muchos son ya los productores que anuncian sus productos como “libres de AA artificiales”. Además, por regla general, aquellos fabricantes que usen AA naturales, indicarán orgullosamente el nombre de los mismos en la etiqueta, junto al número E o suplantándolo (i.e. cúrcuma E100). Sin embargo, de usar un AA artificial, el numero E estará presente sin la aparición del nombre del aditivo (tan sólo E102 para el AA artificial tartrazina).
 
Muchos son los AA naturales que aún no están legislados ni en EEUU (no se han reconocido como seguros) ni en la UE (no se les ha otorgado un número E) pero que ya se han investigado como potenciales alternativas a AA artificiales. De nuevo, en un futuro próximo se espera empezar a ver estos nombres en las etiquetas de los alimentos: ácido carnisínico, ácido ferúlico y catequinas como antioxidantes naturales y  pediocina, reuterina, lactoperoxidasa, lactoferrina y aceites esenciales como antimicrobianos naturales.
Dentro de los AA naturales aprobados bajo la UE, estos son los más usados:
 
- Antioxidantes - Extracto de romero E392, ácido ascórbico E300, licopeno E160d, alfa- beta- y gama-carotenos E160a y  tocoferoles E30 para evitar los antioxidantes artificiales BHT E321 o PG E310.
- Antimicrobianos - Nisina E234, natamicin E235 y lisocima E1105. Además, algunos de los aceites esenciales con resultados de laboratorio positivos han sido ya aprobados en EEUU (aceite de orégano, de canela y de clavo, timol, carvacrol, etc.).
- Aromatizantes - carmín E120, rojo de remolacha o betanina E162, pimentón E160c, achiote E160b, cúrcuma E100, luteína E161b, carotenos E160, licopeno E160d, flavoxantinas E161a, etc. 
- Edulcorantes - Eritriol E968 con una potencia del 65% con respecto al azúcar de mesa (moléculas de sacarosa), tagatosa E963 (potencial de 92%), glicósidos de esteviol E960 (más conocido como estevia, con una potencia aun no concretada, aunque en el rango de 30 a 300 veces más dulce que la sacarosa), glicirrizina E958 (50 veces más potente que la sacarosa) y los dos más potentes son taumatín E957 y naringina E959. 

Algunos AA naturales son identificados, extraídos y purificados directamente de la fuente seleccionada, sin embargo, otros son sintetizados en el laboratorio con una estructura idéntica a la de su fuente natural. De momento, se esperan avances en la legislación para poder diferenciar entre estas dos categorías al leer una etiqueta.
 
Escrito por Elena de Marco Castro para Importadores SM, Natural Solutions.

Referencias
Carocho, M., Morales, P. and Ferreira, I. (2015). Natural food additives: Quo vadis?. Trends in Food Science & Technology, 45(2), pp.284-295.
Rodriguez-Amaya, D. (2016). Natural food pigments and colorants. Current Opinion in Food Science, 7, pp.20-26.

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined index: HTTP_REFERER

Filename: views/noticia_view.php

Line Number: 25

" title="Volver" class="fr btn btn-default volver">< Volver

Newsletter SM Informa

Inscríbete en la newsletter para recibir todas las novedades.