Noticias

12/12/2017 D-Glucarato de Calcio, el aliado secreto para la eliminación de toxinas
El D-glucarato de calcio es la sal cálcica del ácido D-glucárico, una sustancia producida en pequeñas cantidades de forma natural por los mamíferos, incluidos los humanos. El ácido glucárico también se encuentra en muchas frutas y verduras. Las concentraciones más elevadas las podemos encontrar en naranjas, manzanas, pomelos y verduras crucíferas.

La suplementación oral de D- glucarato de calcio ha demostrado inhibir la actividad de la beta-glucuronidasa, una enzima producida por la microbiota colónica y envuelta en la Fase II de detoxificación hepática. Una actividad elevada de beta-glucuronidasa está asociada a un mayor riesgo de varios cánceres, particularmente cánceres hormono-dependientes como mama y próstata. Otras posibles aplicaciones clínicas del D-glucarato de calcio oral incluyen la regulación de metabolismo estrogénico y como agente hipolipemiante.

FARMACOCINÉTICA
Tras la ingestión y la exposición al medio ácido del estómago, el D-glucarato de calcio, se metaboliza para formar el ácido D-glucárico. El ácido D-glucárico se metaboliza adicionalmente en el tracto gastrointestinal en tres moléculas que existen en equilibrio y se componen aproximadamente de un 40 % de ácido D-glucárico, un 30% de D-glucaro-1,4-lactona y un 30% de D-glucaro-6,3 - lactona. Estos tres compuestos son transportados en sangre y distribuidos a varios órganos internos. Posteriormente son excretados a través de la orina y la bilis. La forma más activa de los tres compuestos es la D-glucaro-1,4-lactona, pero no está disponible comercialmente. Sin embargo, la administración de D-glucarato de calcio da lugar a una inhibición más prolongada de la beta-glucuronidasa que la del D-glucaro-1,4-lactona (cinco horas del calcio D-glucarato frente a una hora de la D-glucaro- 1,4 lactona), por lo que es el compuesto utilizado.

Las propiedades detoxificantes y anticancerígenas del D-glucarato de calcio se atribuyen a su capacidad para aumentar la glucuronidación y la excreción de compuestos potencialmente tóxicos. Durante la Fase II de detoxificación, carcinógenos químicos, hormonas esteroideas y otras toxinas liposolubles se conjugan con el ácido glucurónico en el hígado (glucuronidación) y se excretan a través de la bilis. La beta-glucuronidasa, es una enzima capaz de separar estas toxinas potenciales, lo que hace posible que sean reabsorbidas en lugar de ser excretadas. Se ha demostrado que la D -glucaro-1,4-lactona es el metabolito que inhibe la actividad de la beta-glucuronidasa, aumentando la excreción de compuestos xenobióticos conjugados y disminuyendo la actividad de las sustancias nocivas que son más activas en su estado de desconjugado. La inhibición de la enzima beta-glucuronidasa conduce en última instancia a disminuir potencialmente el riesgo de carcinogénesis.

El D-glucarato de calcio no es un nutriente esencial, así que, técnicamente, no existe un estado de deficiencia. Las dietas bajas en frutas (especialmente naranjas, manzanas y pomelos) y vegetales (crucíferas como brócoli, repollo y coles de Bruselas) pueden producir una deficiencia relativa de D-glucarato de calcio y sus metabolitos.

INDICACIONES CLÍNICAS

Cáncer
Las propiedades anticancerígenas del ácido D-glucárico y sus sales han sido estudiadas en diversos modelos de tumores animales, incluyendo colon, próstata, pulmón, hígado, piel y cáncer de mama, siendo el mecanismo de acción para la inhibición tumoral muy similar en cada uno. Estos estudios han demostrado disminución en la actividad de la beta-glucuronidasa, en los niveles del carcinógeno y de la tumorigénesis.

Cáncer de mama
Varios estudios han demostrado que el D-glucarato de calcio solo, y en combinación con los retinoides, inhibe la carcinogénesis mamaria en las ratas hasta en un 70%. Se ha demostrado que los retinoides naturales son agentes quimiopreventivos eficaces a altas dosis, pero desafortunadamente los efectos tóxicos acumulativos de dosis altas, han restringido su uso prolongado. Varios estudios han demostrado que las bajas dosis de retinoides en combinación con el D-glucarato de calcio interactúan sinérgicamente para inhibir el crecimiento del tumor mamario, tanto en modelos animales como en líneas celulares humanas. Los mecanismos responsables de los efectos quimiopreventivos de estos dos agentes son similares. Tanto los retinoides, como el D-glucarato de calcio, inhiben la carcinogénesis durante las fases de promoción e iniciación. El D-glucarato de calcio inhibe la actividad de la proteína tirosina quinasa-C e induce la transformación del factor de crecimiento beta, resultando posiblemente en un aumento de la diferenciación celular y una progresión más lenta a través del ciclo celular. Los retinoides inducen muchos de estos efectos bioquímicos, pero además, el D-glucarato mejora la glucuronidación y la subsiguiente excreción de carcinógenos y otros agentes promotores del cáncer, acciones que los retinoides no tienen.

Los estudios publicados sobre el D-glucarato de calcio y el cáncer de mama son pocos, pero debido a los resultados alentadores de los estudios en animales, el Instituto Nacional del Cáncer ha iniciado un ensayo de Fase I en pacientes con alto riesgo de cáncer de mama en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center. Este estudio se está examinando el uso del D-glucarato de calcio como una alternativa al tamoxifeno para el bloqueo de los receptores estrogénicos.

Cáncer hepático
La hepatocarcinogénesis está precedida de focos hepáticos premalignos que se transforman posteriormente en células malignas. Dos estudios realizados con ratas en la Universidad Estatal de Ohio, han demostrado que el D-glucarato de calcio retrasa la aparición de focos hepáticos alterados e inhibe significativamente la hepatocarcinogénesis, sobre todo si se administra durante las fases de iniciación y promoción del tumor. La inhibición máxima se obtuvo cuando se administró D-glucarato de calcio antes del agente carcinogénico.

Cáncer de piel
La eficacia del D-glucarato de calcio como agente quimiopreventivo, también se ha estudiado en el sistema de tumorigénesis de la piel del ratón. En un estudio realizado en ratones, se les administró dimetilbenzeno para inducir la tumorigénesis de la piel y se les administró a un grupo una dieta regular y a otro grupo una dieta fortificada con D-glucarato de calcio. Cuando se alimentó con D-glucarato de calcio, ambas fases de iniciación y promoción del cáncer se redujeron en más de un 30%. Los datos indican que la suplementación de D-glucarato de calcio da lugar a una marcada alteración en la retención, actividad y metabolismo de las sustancias cancerígenas.

Metabolismo estrogénico
La inhibición de la actividad de la beta glucuronidasa por el D-glucarato de calcio, permite que el cuerpo excrete fisiológicamente hormonas, como los estrógenos, antes de que puedan reabsorberse e incrementar los niveles estrogénicos. Se ha demostrado que la administración oral de D-glucarato de calcio, disminuye los niveles séricos de estrógenos en ratas en un 23%. Debido a que muchos cánceres de mama son estrógeno-dependientes, el D-glucarato de calcio puede ser de ayuda. Actualmente hay estudios clínicos en Fase I investigando su posible aplicación.

Hipolipemiante
El D-glucarato ha demostrado reducir significativamente el colesterol sérico total en ratas entre un 12%-15% y el LDL-colesterol en un 30-35%. Los resultados preliminares en humanos muestran que el D-glucarato reduce el colesterol sérico total hasta un 12%, el colesterol LDL hasta el 28 % y los triglicéridos hasta un 43%. El efecto hipolipemiante del D-glucarato de calcio se puede atribuir a la mejora de la circulación enterohepática, lo que resulta un aumento de la excreción de los ácidos biliares y una reducción de los niveles biosintéticos del colesterol.

INTERACCIONES Y EFECTOS SECUNDARIOS
No se han descrito interacciones con medicamentos. No obstante, por el mecanismo de acción, se aconseja precaución, ya que muchos fármacos y hormonas se metabolizan por glucuronidación. Por lo tanto, ingerir dosis elevadas de D-glucarato podría aumentar la eliminación de fármacos, posiblemente reduciendo su eficacia. Los resultados preliminares en ensayos clínicos en humanos han demostrado que el D-glucarato no tiene efectos adversos.

DOSIFICACIÓN
La dosis oral recomendada está generalmente en el rango de 1500-3000 mg diarios.
 

Calcium-D-glucarate. Altern Med Rev. 2002 Aug;7(4):336-9. Review. (No authors listed).

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined index: HTTP_REFERER

Filename: views/noticia_view.php

Line Number: 25

" title="Volver" class="fr btn btn-default volver">< Volver

Newsletter SM Informa

Inscríbete en la newsletter para recibir todas las novedades.